Inteligencia de negocio en la automoción ¿en qué año están viviendo las empresas?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

En la carrera por la actualización del sector de la automoción, el Business Intelligence es la ventaja.

Las nuevas tecnologías están transformando el sector de automoción en todos sus ámbitos y la pandemia ha acelerado de forma rápida y contundente este proceso, pasando de ser una solución opcional, a convertirse en una oportunidad real de negocio.

Aunque es claro que estamos viviendo en pleno siglo XXI, aún existen empresas que rehúsan abrazar la tecnología ya que, en cuanto a análisis de datos se refiere, prefieren utilizar innumerables documentos de Excel o incluso hojas verdes para llevar su contabilidad, lo cual no solo representa un atraso de varias décadas, sino también un problema en el momento de organizar y consultar la información.

Lo digital llegó hace tiempo para quedarse, por lo que las empresas del sector deben contar con una estrategia que involucre herramientas digitales

Thomas Siebel, emprendedor billonario de Silicon Valley, escribe en su libro “Digital Transformation” que actualmente estamos en medio de una era de extinción corporativa y diversificación, pues ha visto a muchas corporaciones multimillonarias irse a la quiebra después de fracasar en su intento por adaptarse a nuevas tecnologías.

Lo digital llegó hace tiempo para quedarse, por lo que las empresas del sector deben contar con una estrategia que involucre herramientas digitales para optimizar la utilización de recursos y mejorar la capacidad de tomar buenas decisiones, con la finalidad de obtener mejores resultados.

El reto de transformación digital para las empresas de automoción

Muchas operaciones no tienen una visión clara sobre lo que ocurre dentro del negocio, pues es muy común tener muy pocos indicadores detallados en determinados departamentos y una visión estática de lo que ocurre en el negocio en la dirección general.

A esto se le suma un tema recurrente: la tediosa tarea de consultar información desde diferentes sistemas y bases de datos para crear los reportes, lo cual representa un trabajo operativo que consume mucho tiempo, el mismo que podría dedicarse para la toma de decisiones.

Es aquí cuando podemos hablar de un área tan importante como es el Business Intelligence (BI) o Inteligencia de Negocio y la amplia gama de herramientas que operan bajo esta premisa.

Reducción de costes, mayor eficiencia, mejor capacidad para la toma de decisiones, mayor capacidad de respuesta, visibilidad completa y comprensión total del negocio son algunos de los beneficios que trae consigo el uso de este tipo de soluciones.

De esta manera, podemos aseverar que Business Intelligence es el arte de transformar nuestros datos, en información de valor que nos permite visualizar las métricas del negocio a través de una historia. Aquella empresa que cuenta con un BI puede ofrecer siempre lo mejor a sus clientes, mejorando su servicio, productividad y operación.

business intelligence aplicado al sector automocion

Pero, ¿qué ocurre con aquellas que, a pesar de contar con soluciones de BI, siguen sin poder impulsar su negocio?

Aunque algunas organizaciones han comenzado a utilizar softwares para el análisis de la información, el problema de obtener los datos de múltiples sistemas como CRM, DMS, Service Tablet o algún sistema contact center para hacer un solo reporte y conocer el estatus de todo el negocio sigue representando un dolor de cabeza.

Esto se debe, entre muchas otras cosas, a que las personas encargadas de la configuración de estas soluciones cuentan con la experiencia de generar reportes gráficos, pero no necesariamente en la industria de la automoción, además de que no proveen un espacio para realizar comparativas contra un contexto global, sino contra el negocio mismo.

La inteligencia de negocio es un mapa abierto para tomar nuevas rutas y estrategias que nos llevan a abrir las puertas correctas de nuevos mercados

Aquí es donde está el mayor peligro, pues cada decisión tomada por estas empresas se realiza únicamente con base en los detalles de su propia operación, dejando de lado información valiosa que podrían obtener al observar lo que ocurre en el mercado.

La Inteligencia de Negocio es un mapa abierto para tomar nuevas rutas y estrategias que nos llevan a abrir las puertas correctas de nuevos mercados. Conocer todo lo que está sucediendo en el mundo hace que tengamos contexto para tomar decisiones más informadas.

Lo que las empresas necesitan hoy en día es tener la certeza, la seguridad de que el movimiento de fichas que están a punto de hacer es el correcto. Cuando nos comparamos con otros negocios, y vemos que estos están teniendo resultados diferentes a los nuestros, es cuando podemos darnos cuenta de que algo estamos dejando de hacer y que las decisiones que estamos tomando no tienen información suficiente para respaldarlas.

Este choque con la realidad nos orienta a darle sentido a la información y lograr la excelencia en nuestros resultados. Si no tenemos este enfoque, es muy probable que tengamos que sufrir las consecuencias de aquellos que sí se prepararon a tiempo.

En este punto, es necesario hacernos las siguientes preguntas: ¿dónde estamos hoy, y a dónde queremos llegar? ¿estoy aprovechando el potencial de todos los datos que tengo en mis sistemas actuales? ¿lo que tengo hoy es suficiente, comparado con lo que hace el mercado?

nuevas tecnologias en concesionarios

El camino de la certeza

Para el mundo de la automoción, como bien sabemos, el 2020 fue un año crítico que ha dejado secuelas, ya que, con la llegada del Covid-19, la venta de vehículos sufrió una transformación gigantesca, pues hubo meses en la que decayó en gran medida, lo que retó a los dealers de todo el mundo a adaptarse o desaparecer.

El BI se ha convertido en una necesidad para el manejo de las organizaciones, ya que con él obtenemos una radiografía de todo lo que ocurre dentro de las empresas.

Es así que muchos distribuidores apostaron por el uso de soluciones de Business Intelligence para aprovechar las áreas de oportunidad en todos sus departamentos, especialmente el de posventa, con lo cual pudieron optimizar sus resultados y solventar el 80% de sus gastos operativos, evitando así la reducción de sus plantillas e incluso el cierre de sus sucursales.

Hoy en día, con la crisis de los microchips, la adaptabilidad sigue siendo la opción para seguir adelante, y justamente con estas nuevas herramientas podemos aprovechar al máximo las oportunidades que nos da el departamento de posventa, donde muchos de nosotros ya contamos con clientes cautivos dispuestos a volver a nuestro taller, para sacar el máximo rendimiento y poder solventar nuestras operaciones.

El BI se ha convertido en una necesidad para el manejo de las organizaciones, ya que con él obtenemos una radiografía de todo lo que ocurre dentro de las empresas, gracias a lo cual podemos saber con exactitud qué es lo que nos está perjudicando y cómo podemos atacar ese punto para mejorar y que todo funcione de la manera en la que esperamos.

Si a esto le sumamos soluciones que nos permitan realizar comparativas entre nuestras propias sucursales, marcas e incluso con otros negocios ubicados en distintos lugares del mundo, podemos plantearnos nuevos objetivos, estrategias más innovadoras y definir métricas que nos permitan ir más allá de lo que nunca imaginamos.

Estamos en la etapa perfecta para comenzar a ver con diferentes ópticas nuestro día a día y no dar por sentada la importancia de cada actividad, porque cada paso deja un registro digital; y de nosotros depende sacar el máximo provecho para administrar la información y transformarla en estrategia de negocio, para ser esos agentes de cambio que se destaquen del resto como líderes tecnológicos en su propio ramo.

Paul Guzman Iberia senior management Sim1.tech

 

Cerrar menú